México al igual que otros países, participa desde hace 5 años en la construcción de vivienda sustentable cuya finalidad de la disminución del impacto al medio ambiente. Todo un gran reto técnico, financiero y comercial.

Las casas sustentables buscan reducir el consumo de energía y emisiones de CO casi por completo, mediante el uso de materiales y arquitectura bioclimática.

En México ya se construyen los dos tipos de vivienda bajo el programa EcoCasa de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), que arrancó en 2013. La meta hacia 2020 es la construcción de 27,600 viviendas sustentables, con una reducción de emisiones de CO2 (dióxido de carbono equivalente) al menos de 20%; y de 600 casas pasivas, donde la reducción de emisiones de CO2 será de entre 70 y 90%.

Ambas clases de desarrollo son parte del proyecto de la SHF, el banco alemán KFW, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Unión Europea para el impulso de vivienda sustentable.

“Tenemos tres proyectos bajo este esquema. El objetivo es dar financiamiento para impulsar la vivienda sustentable: empezamos con unidades que generan 20% menos de CO, pero la meta es llegar a estos niveles de 80%”, explica Homero Garza, director de Desarrollo de Mercados y Bursatilización de la SHF.

El principal reto al desarrollar vivienda sustentable, es afrontar el incremento del costo, pues el objetivo principal del gobierno es que se promueva en el segmento de interés social, por lo que el precio al público no puede elevarse.

De acuerdo con datos de la consultora Tinsa, el aumento en el costo de una vivienda sustentable puede ser de entre 5 y 25%, debido a los materiales adicionales que requiere.

El programa cuenta con recursos por 230 millones de dólares (mdd), y solo las casas pasivas tienen financiamiento no reembolsable por 9.3 mdd por parte de la Unión Europea.

Además de estos apoyos, en RIO Capital nos interesa  auxiliar  a desarrolladores que quieran participar en esta tarea para dejarles a nuestros hijos un mundo mejor que el que recibimos nosotros. Hasta ahora nuestra generación esta dejando mucho que desear.

¡Nosotros podemos hacer un cambio de hábitos y paulatinamente mejorar nuestro planeta!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *