Entre Be Grand y Quiero Casa colocaron 7,000 millones en la Bolsa y de paso están rompiendo paradigmas a los financieros tradicionalesm

El grupo inmobiliario de desarrollos residenciales, Be Grand, realizó su primera colocación en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV)  de Certificados de Capital de Desarrollo (CKD) por 4,000 millones de pesos en agosto de este años.

Por medio de un comunicado, la empresa nacional señaló  los recursos levantados en el mercado local de capitales permitirán consolidar su trayectoria y acelerar el ritmo de crecimiento.

“Agradecemos la confianza de los inversionistas en esta primera colocación de CKD. El éxito de esta colocación refleja el compromiso del público inversionista en la empresa y el sector inmobiliario de México”, dijo Gerardo Madrigal, director de Administración y Finanzas.

En febrero de este año, Be Grand realizó la emisión de Certificados Bursátiles por un monto total de 1,500 millones de pesos por lo que con esta nueva fase el grupo espera detonar nuevos proyectos para la inversión.

Entre los inversionistas que participaron en la colocación de los CKDs de Be Grand destacaron Seguros Met Life, Afore Banorte, Afore Banamex y la compañía de inversión global Temasek, en tanto que el Grupo Financiero BBVA Bancomer fungió como Agente Estructurador e Intermediario Colocador y CI Banco como Co-Líder colocador.

Por otro lado,  VEX Capital el fondo de Quiero Casa, levantó 3,000 millones de pesos con la emisión de su primer Certificado de Capital de Desarrollo (CKD) para financiar proyectos de vivienda en septiembre de 2017.

Los proyectos de vivienda serán para venta y estarán ubicados cerca a estaciones de transporte público masivo y de los centros de trabajo para una mejor calidad de vida de los compradores , dijo el director de VEX Capital, Eduardo Gras Gómez Palacio.

De los recursos totales del CKD colocado en la Bolsa Mexicana de Valores, dispuso en una primera emisión de 600 millones de pesos, equivalente a 20% de la oferta.

En la Ciudad de México hay más de 40,000 matrimonios al año, más de 10,000 divorcios al año y hay una formación de 60,000 hogares al año y se construyen menos de 10,000 viviendas del segmento medio, detalló.

Estas dos transacciones son las primeras CKDs asignadas a desarrolladoras de vivienda para su uso interno y es muy interesante porque abre mercado para el resto de las desarrolladoras de vivienda que están en franco crecimiento.

En RIO Capital aplaudimos estas dos colocaciones que sin duda marcarán un hito en la historia del merado inmobiliario en nuestro país.

La Mexicana, el Central Park de la CDMX

El parque La Mexicana inaugurado en 2017 al poniente de la Ciudad de México ha sido elegido como la Obra del Año 2018, de   Obras.

El proyecto fue galardonado en el evento que organiza cada año la revista   Obras   para reconocer a las mejores construcciones del país.

Estuvo bajo el diseño de despachos GDU y VMA, de los arquitectos Mario Schjetnan y Víctor Márquez, de manera respectiva, en coordinación con Itziar de Luisa, presidenta de la Asocación de Colonos de Santa Fe y principal promotora del proyecto.

En la celebración se entregaron 14 galardones más entre ocho categorías y subcategorías, tres premios especiales y el Premio del Público.

El reto de La Mexicana

La Mexicana fue elegido como máximo ganador por los suscriptores de la revista de entre 31 proyectos, luego de emitir su voto a través de un micrositio cerrado durante las primeras semanas de julio pasado.

La Mexicana fue inaugurado en noviembre de 2017 con una extensión de 28 hectáreas; tres veces la Alameda Central de la capital mexicana.

El lugar cuenta con: ciclopista, trotapista y skatepark. También ofrece espacios para la lectura, hamaqueros y dos lagos. Tiene cámaras de seguridad, WiFi gratuito y un sistema de captación de agua de lluvia que le garantiza riego por tres a cuatro meses.

Posee además 2,000 árboles y tres humedales con una extensión de 12,500 metros cuadrados.

Se construyó sobre un terreno producto de excavaciones realizadas en el pasado para la explotación de grava y arena. Ahí se produjo un enorme socavón, de geología inestable y de topografía irregular. Ésos fueron los retos de la obra.

Cuando terminó el periodo extractivo, la zona, con un total de 42 hectáreas, pasó a manos de la Ciudad de México. Luego de varias iniciativas para transformarla en un parque y ante la falta de recursos, el gobierno capitalino optó por destinar 70% del predio para parque y el 30% restante para vialidades y desarrollos habitacionales de usos mixtos.

El modelo de desarrollo atípico e inédito representó otro reto independiente. Solo a través de la asociación de vecinos, promotores, técnicos y expertos, se logró configurar un plan urbano-arquitectónico.

La construcción representó una inversión aproximada de 2,000 millones de pesos, a partir de un Sistema de Actuación por Cooperación que permite a la administración pública de la ciudad asociarse con particulares del sector privado y social.

En RIO Capital apoyamos este tipo de proyectos icónicos que promuevan la ecología, la convivencia, el respeto por la naturaleza y el fomento por el deporte. ¡En hora buena a todos los que participaron en hacer realidad este mega proyecto!

Cita: obrasweb.mx

Fotografía:  https://www.flickr.com/photos/santix_mx/40891036652